La reina brindó apoyo a Alberto, su segundo hijo, que ocupó el trono como Jorge VI hasta su muerte en 1952. Después de recibir la notificación del primer ministro del Reino Unido, Stanley Baldwin, así como de los gobernantes de los dominios británicos, de que no podría seguir siendo rey y casarse con Wallis Simpson, Eduardo abdicó. Una reina de dieciocho años. [24]​, La reina Victoria murió el 22 de enero de 1901 y su hijo, Alberto Eduardo, ascendió al trono como Eduardo VII. A pesar de su austera imagen pública y las ataduras de su vida privada, fue una madre cuidadosa en muchos aspectos, acostumbraba a revelar ante sus hijos su lado divertido, cariñoso y frívolo, y les enseñaba personalmente historia y música. En su discurso de jubileo, Jorge rindió un homenaje público a su esposa, le dijo a su redactor de discursos: «Pon ese párrafo hasta el final. En Gran Bretaña, Isabel Bowes-Lyon, la Reina madre, fue Consejera de Estado en varias ocasiones. Su relación con el hermano de Alberto, el príncipe Jorge, duque de York —ahora en segundo lugar en la línea de sucesión al trono—, se estrechó evidentemente durante el periodo de luto compartido. Tras la muerte del Rey Jorge VI en 1952, su primera hija se convirtió en la Reina Isabel II y su madre pasó a conocerse como la Reina Madre. [33]​ La noticia de la abdicación del zar Nicolás II de Rusia proporcionó un impulso a aquellos británicos que deseaban substituir la monarquía por una república. ​ El término ha sido usado en Inglaterra por lo menos desde 1577. [60]​ Sus vastos conocimientos y su exhaustiva investigación de los fondos de la Royal Collection, ayudaron a identificar los artículos y obras de arte que se habían perdido a través de los años,[61]​ debido a que la familia real había prestado muchos objetos desde generaciones anteriores. De niña, lady Elizabeth. Ese mismo año, Eduardo VIII causó una crisis constitucional cuando anunció su deseo de contraer matrimonio con su amante estadounidense, la dos veces divorciada Wallis Simpson. El término ha sido usado en Inglaterra desde 1577. [42]​ En 1935, el rey Jorge V y la reina María llegaron a su jubileo de plata y se realizaron celebraciones en todo el Imperio británico. Si el soberano actual es nieto o nieta, y también existe Reina madre, a la exconsorte superviviente se le otorga el título de Reina abuela. Eduardo escribió cariñosamente de su madre en sus memorias: «Su voz suave, su mente cultivada, la acogedora habitación que desbordaba con los tesoros personales, eran todos ingredientes inseparables de la felicidad asociada a la última hora del día de un niño [...]. [64]​ Posteriormente, se llevó a cabo un servicio fúnebre encabezado por el Arzobispo de Canterbury, Geoffrey Francis Fisher, y transmitido por la BBC. [15]​ La elección de María como novia del duque se debió en parte al gran cariño que sentía por ella la reina Victoria, así como también por su carácter fuerte y su sentido del deber. [27]​ Pasaron a través de Egipto de ida y vuelta y de regreso pararon en Grecia. [38]​ La guerra terminó en 1918 con la derrota de Alemania, seguida de la abdicación y exilio del Káiser. Fue enterrada al lado de su marido en la nave de la Capilla de St. George, en el castillo de Windsor. [2]​ Al año siguiente se comprometió con el nuevo heredero, Jorge, hermano de Alberto. Una serie de distinguidas actrices británicas han representado a la reina María en el teatro, cine y en televisión, incluyendo a Wendy Hiller en Crown matrimonial,[71]​ Flora Robson en King's story, Peggy Ashcroft en Edward and Mrs Simpson, Phyllis Calvert en The woman he loved, Gaye Brown en All the King's men, Eileen Atkins en Bertie and Elizabeth, Miranda Richardson en The Lost Prince, Margaret Tyzack en Wallis and Edward y Claire Bloom en El discurso del rey. [54]​ En agosto de 1942, su hijo más joven, el príncipe Jorge, duque de Kent, murió en un accidente aéreo cerca de Escocia mientras estaba en servicio activo para la Royal Air Force. Al principio no pudo notar el abuso de la nana hacia los jóvenes príncipes Eduardo y Alberto,[21]​ además mantuvo a su hijo más joven, el príncipe Juan, en una granja privada en Sandringham al cuidado de la señora Bill, quizás para ocultar del público que padecía epilepsia. La Reina Madre ha vivido todos y cada uno de los conflictos bélicos que el siglo XX hubo de sufrir. Reina madre es un título o posición reservada para una reina consorte viuda (una reina viuda) cuyo hijo o hija de ese matrimonio es el monarca reinante. Enferma desde finales de febrero, la reina María falleció el 24 de marzo de 1953 a las 10:20 h mientras dormía en Marlborough House, debido a un cáncer de pulmón —la versión pública fue «problemas gástricos»—,[63]​ a la edad de 85 años, diez semanas antes de la coronación de Isabel II. Durante la Segunda Guerra Mundial, Jorge VI deseaba que su madre fuera evacuada de Londres y aunque ella estaba renuente, finalmente decidió irse a vivir a Badminton House, en Gloucestershire, con su sobrina María Somerset, duquesa de Beaufort, hija de su hermano Lord Cambridge. [7]​ Fue educada en casa por su madre y su institutriz —al igual que sus hermanos, quienes más tarde fueron enviados a continuar sus estudios en internados—. Su padre fue el príncipe Francisco, duque de Teck, hijo del duque Alejandro de Würtemberg y su esposa morganática, la condesa Claudine Rhédey von Kis-Rhéde. ​ El título surge en las monarquías hereditarias. La I Guerra Mundial le sorprendió a los 14 años. Me temo que el fluido que corría por sus venas siempre fue tan frío, como lo está ahora en su muerte». [11]​ A pesar de estos apoyos la familia estaba profundamente endeudada y para economizar se fueron a vivir al extranjero a partir de 1883. [40]​ Ella mantuvo un aire de calma autosuficiente a través de todos sus compromisos públicos en los años de la posguerra, un período marcado por malestar civil por las condiciones sociales, la Independencia irlandesa y el Nacionalismo indio. [5]​ Como era la mayor de cuatro hijos y la única mujer, «aprendió a ejercitar su discreción, firmeza y tacto naturales», resolviendo las pequeñas disputas juveniles de sus tres hermanos menores. Para no crear confusiones con los títulos de «Reina consorte» o «la Reina» se utiliza el título de «Reina madre», que se refiere a la viuda del exrey fallecido y madre del soberano o soberana actual. [1]​ Después de su matrimonio y antes de que su marido accediera al trono, fue sucesivamente duquesa de York, duquesa de Cornualles y princesa de Gales con el tratamiento de Su Alteza Real. Por otro lado, su padre no tenía patrimonio personal importante y llevó el tratamiento real menor de Alteza Serenísima debido a la unión morganática de sus padres. De niña, lady Elizabeth. Antes de que este accediera al trono, fue sucesivamente duquesa de York, duquesa de Cornualles y princesa de Gales. Además se dio por un breve tiempo en el Reino Unido, con María de Teck (reina abuela), Isabel Bowes-Lyon (reina madre) y la reina Isabel II (nueva monarca), desde el fallecimiento del rey Jorge VI, en 1952, hasta la muerte de su madre, la reina María, la reina abuela, en 1953. [52]​ Sus pertenencias personales fueron transportadas en setenta piezas de equipaje. La primera nana fue despedida por insolente y la segunda por abusar de los niños. [66]​, En agosto de 1953 se dio a conocer la noticia de que en su testamento había dejado una fortuna valuada en 379.864 libras esterlinas, hecho que fue publicado por el Principal Probate Registry en Londres. Durante su enfermedad, en 1928, preguntó a uno de sus doctores, Farquhar Buzzard, sobre quién había salvado la vida del rey y él contestó: «la reina». María murió al año siguiente, al inicio del reinado de su nieta Isabel II. La I Guerra Mundial le sorprendió a los 14 años. Durante la Primera Guerra Mundial, María instituyó en el palacio un manejo austero, racionó los alimentos y se dedicó a visitar en el hospital a combatientes heridos y moribundos, lo que le causó una gran tensión emocional. Desde Badminton siguió visitando tropas y fábricas y dirigió la recolección de materiales de desecho para apoyar los esfuerzos por la guerra; era conocida porque acostumbraba llevar en su auto a los soldados que encontraba durante sus trayectos. Más adelante, ese mismo año, los nuevos reyes viajaron a la India para el Delhi Durbar —una ceremonia efectuada para refrendar la coronación de los reyes británicos—, que se realizó el 12 de diciembre de 1911; después viajaron por el subcontinente como el Emperador y la Emperatriz de la India, regresando a Gran Bretaña en febrero. [9]​, Aunque su madre era nieta de Jorge III, May era un miembro de importancia menor dentro de la familia real británica. María Tudor, la reina sangrienta Tras vivir marginada durante su juventud, con 37 años subió al trono de Inglaterra y se casó con Felipe II de España. [67]​, Sir Henry Channon escribió: «Ella fue en relación a la política [...] magnífica, jovial, mundana, de hecho sublime casi, aunque fría y dura. Isabel I de Inglaterra (en inglés, Elizabeth I), a menudo referida como la Reina Virgen, Gloriana o la Buena Reina Bess (Greenwich, 7 de septiembre de 1533-Richmond, 24 de marzo de 1603), fue reina de Inglaterra e Irlanda desde el 17 de noviembre de 1558 hasta el día de su muerte. La princesa Victoria María de Teck, May, nació el 26 de mayo de 1867 en el palacio de Kensington en Londres. Al enterarse de la noticia, el primer ministro Winston Churchill anunció su muerte durante la sesión parlamentaria y suspendió ésta con motivo de duelo nacional. Jorge le escribía diariamente cuando estaban separados y a diferencia de su padre jamás tuvo amantes. María de Teck (Victoria Mary Augusta Louise Olga Pauline Claudine Agnes von Teck; 26 de mayo de 1867-24 de marzo de 1953) fue la esposa del rey-emperador Jorge V del Reino Unido y por tanto reina consorte del Reino Unido y los dominios británicos y emperatriz de la India. A partir de octubre de 1905, el príncipe y la princesa de Gales emprendieron otro viaje de ocho meses, esta vez a la India, y dejaron nuevamente a los niños al cuidado de sus abuelos. La mayor parte del resto de ese año, Jorge y María recibieron el tratamiento de Sus Altezas Reales el duque y la duquesa de Cornualles y de York. El primer golpe en el círculo familiar es difícil de llevar, pero la gente ha sido buena y empática y eso nos ha ayudado mucho al rey y a mí». [56]​ Pagó una suma mayor a la estimada en el mercado cuando compró las joyas de la emperatriz viuda María Fiódorovna Románova,[57]​ y pagó casi tres veces la suma estimada cuando compró las esmeraldas de la familia Cambridge, que estaban en posesión de Lady Kilmorey, la amante de su difunto hermano el príncipe Francisco. La familia trasladó su residencia de Londres del Palacio del St. James a Marlborough House. Fue la primera reina viuda británica que asistió a una coronación. Durante sus últimas horas su estado de salud se agravó provocándose una debilitación en los latidos de su corazón y se emitieron tres comunicados oficiales informándose sobre su desmejoramiento físico.